Divorcio

La Ley del Divorcio se aprobó en Inglaterra y Gales en 1969. Aunque se consideró muy avanzada en su tiempo, ahora se encuentra un poco inadaptada. "The Family Law Reform Act 1996" (aprobada con el apoyo de los dos partidos en ambas instituciones, House y Parlamento) cubre la legislación del divorcio en nuestros días. Aporta un procedimiento más civilizado y menos controversial para la disolución de los matrimonios. ("no divorcios de culpa"). A pesar de esto, no se ha hecho ejecutable pero hay planes para conseguirlo.

Los procedimientos de Divorcio empiezan con uno de los cónyuges presentando la demanda de divorcio ante los Tribunales. El cónyuge que desea el divorcio se le conoce como "Petitioner" y al otro cónyuge como "Respondent". Actualmente la ley solo prevé una base para el divorcio conocido como "la ruptura del matrimonio es irreparable". No existe lo conocido como "diferencias irreconciliables" en la ley inglesa.

Para probar que la ruptura del matrimonio es irreparable el Demandante (Petitioner) debe establecer uno o más de los siguientes "hechos":

  1. Que el Demandado ha cometido adulterio y el Demandante encuentra intolerable vivir con el Demandado (adulterio);
  2. Que el Demandado se ha comportado de manera que el Demandante no puede de ninguna manera razonable esperar vivir con el Demandado (comportamiento irrazonable);
  3. Que el Demandado ha desertado al Demandante por un período continuo de al menos dos años precediendo a la presentación de la demanda (deserción);
  4. Que los cónyuges han vivido separados por un período de al menos dos años immediatamente precedido a la presentación de la demanda de divorcio y el Demandado consiente que se conceda el divorcio (2 años de separación por consentimiento);
  5. Que los cónyuges han vivido separados por un período continuado de al menos 5 años inmediatamente precedido a la presentación de la demanda de divorcio (5 años de separación).

La gran mayoría de los divorcios están basados en los "hechos" de adulterio o comportamiento irrazonable. Esto es porque las otras tres opciones requieren períodos de separación de al menos dos años y la mayoría de las parejas no desean esperar este tiempo para solicitar el divorcio. La gran mayoría de los divorcios son indefendibles. Esto es porque los divorcios donde por hechos probados la ruptura es irreparable los aspectos a resolver son financieros y sobre la prole.

Un divorcio indefendible puede llevar 3-4 meses desde el día que se presenta la demanda hasta el momento en el que la sentencia está lista para el pronunciamiento del divorcio. El Demandante entonces espera un mínimo de 6 semanas antes de que él o ella puedan presentar la demanda para que la sentencia de divorcio se pronuncie. Es la sentencia de divorcio lo que formalmente disuelve el matrimonio. El proceso en un divorcio indefendible no requiere que las partes acudan a los Tribunales en persona, cualquier prueba se presenta en forma de declaración jurada. A este proceso es al que a veces se refiere como obtener el divorcio "rapidito".

En muchos casos, no hay razones procesales o legales para que la sentencia de divorcio no se pueda obtener a la primera oportunidad posible. Sin embargo, en algunos casos, como paso práctico, la obtención de la sentencia de divorcio se retrasa hasta que las partes resuelven todos los temas financieros. Esto significa que la pareja retiene los beneficios que cada uno de ellos recibiría a la muerte del otro, por ejemplo, en el caso de un seguro de vida, se mantiene hasta la resolución de los temas financieros.