Investigación de bienes

Es un principio fundamental cuando se está negociando un convenio regulador en una ruptura matrimonial o en una relación de cohabitación, es que cada una de las partes presente toda información detallada en relación a su situación financiera a la otra parte.

Algunas veces, una de las partes deliberadamente malinterpreta el valor de sus bienes. En estos casos, los Tribunales tienen un amplio poder para asistir en la investigación de la situación financiera de las partes para obtener la verdadera realidad de los valores.

Los Tribunales pueden requerir, por orden judiciales dirigada a las partes que presenten extensa documentación. Alternativamente, terceras partes tales como representantes de una entidad financiera, nuevo cónyuge, empleados, etc., pueden ser requeridos a presentarse frente a los Tribunales información y documentación relevante.

Los Tribunales también deciden, en caso de desacuerdo, que bienes necesitan ser valorados. Bienes tales como, fondos de pensiones y negocios deben ser valorados por peritos independientes. En estos casos los Tribunales determinarán si esa valoración se debe obtener de un experto contratado por ambas partes o si cada parte contrata a su perito. Los Tribunales pueden requerir la asistencia de expertos tasadores de la propiedad, asesores financieros independientes y contables si los necesita.

Si se cree que hay riesgo de que los bienes se puedan disipar o remover de la Jurisdicción una demanda se debe presentar para obtener una orden de "congelamiento" y cuando los bienes han sido ya dispuestos pedir una orden "unscrambling". Las órdenes de congelamiento se puede extender a los bienes en el extranjero y en circunstancias excepcionales los Tribunales extranjeros pueden ser requeridos para asistir por medio de una "orden espejo" congelando los bienes en su jurisdicción en apoyo al procedimiento frente a los Tribunales Ingleses.

Es importante en todo tiempo considerar que el nivel de investigación es requerido en cada caso teniendo en cuenta la necesidad de mantener los gastos del proceso proporcionales a la suma de dinero involucrada y ponerle el peso a los costes de cada acción de los Tribunales.