Confiabilidad y los medios

En general hay muy pocas audiencias de la corte de la familia que son abiertas al público en general. Las excepciones son poco corrientes, incluyendo el pronunciamiento de decretos, (por ejemplo: la nulidad o el divorcio), audiencias de hospitalización (autos de procesamiento) y corte de apelaciones o audiencias de la Suprema Corte.

Hay pocas excepciones que incluyan el pronunciamiento de decretos (por ejemplo: de nulidad o divorcio, autos de procesamiento, divorcios defendidos, cortes de apelación y audiencias de la Suprema Corte.

Sin embargo, la situación es un poco diferente en relación con asistencia de la prensa. El reglamento procesos de familia ahora permiten la presencia, durante específicos procesos de familia y sujeto a la discreción de la corte, de acreditados representantes del los medios (y cualquier otra persona a quién la corte permite que asista, pero no al público en general). Representantes de agencias de noticias debidamente acreditados y reporteros pueden atender procesos privados, sujeto al poder que posee la corte de excluirlos de parte o la totalidad del proceso por razones específicas. Cualquier persona con derecho a participar en una audiencia puede solicitar que los representantes de los medios sean excluidos.

A los medios no les está permitido asistir a: procesos de adopción; procesos relacionados con una orden de paternidad conforme a la sección 54 de la ley de Fertilidad Humana y Embriología de 2008; cualquier audiencia de conciliación o resolución de disputas financieras (en las que las partes tratan de negociar un acuerdo con la ayuda de un juez.

Sin embargo, el que puedan tener el derecho a asistir, no le da necesariamente el derecho a reportar, aunque pueden hacerlo con la autorización del juez. En algunas circunstancias, pueden reportar, pero detalles tales como información financiera privada o la identidad de las partes deben permanecer privadas o deben ser anonimizados. a los medios les está prohibido identificar a los menores en casos de procesos de familia y dichos procesos deben permanecer privados.

Hay Solo una muy restringida capacidad para examinar documentos. Un decreto absolutorio es un documento público, aunque la razón (o el hecho) del deterioro del matrimonio no está contenido en dicho documento, en consecuencia, sigue siendo privado.

Algunas partes están eligiendo seguir el "camino privado" y utilizan los procedimientos de arbitramiento para asegurarse que las disputas familiares no sean reveladas en corte abierta y reportadas por los medios

provee a las parejas con la confianza de una decisión de obligatorio cumplimiento legal pero a su tiempo acordado y una garantía de completa confidencialidad. La justicia no se puede lograr en un asunto donde la publicidad sea empleada como factor de negociación.

Otro asunto relacionado es la confidencialidad. Las parejas necesitan ser prudentes sobre lo que publican el uno del otro durante un proceso de divorcio en medios sociales. Cualquier cosa que publiquen es potencialmente admisible en la corte. La ruptura del mandato confiabilidad puede ser considerado desacato de la corte y es punible con encarcelamiento o con una multa.

Si alguna de estos aspectos es de particular preocupación para usted, contáctenos. Nosotros podemos asesorarle sobre solicitudes para excluir a la prensa de su audiencia en la corte y otros asunto relacionados con la privacidad, incluyendo cauciones, si alguien está violando la confiabilidad relacionada con su caso o sus hijos.