Tutela y guarda especial

El Acta del 2002 sobre Adopciones y Menores introduce las órdenes de Tutela y Guarda especiales. Estas son órdenes que están diseñadas para cubrir las necesidades de menores que no están en acogida o en adopción pero que necesitan de una figura parental permanente. No extingue la patria potestad de los padres pero ofrece al guarda el control de las decisiones del día a día sobre las relaciones del menor. Las personas que suelen solicitar este tipo de proceso son normalmente miembros de familia o padres de acogida.