Patria Potestad, custodia y visitas

Cuando las relaciones sufren una ruptura normalmente surge el problema de cual de los progenitores debería vivir con los menores y la frecuencia con la que el otro progenitor debería verlos.

Estos desacuerdos suelen ser descritos como disputas sobre "custodia" y sobre "acceso" con el resultado de que uno de los genitores recibe el cuidado diario de los menores. Sin embargo estos términos se abolieron con la introducción de la ley "Children Act 1989". Los términos que se utilizan ahora son responsabilidad parental, residencia y contacto.

Responsabilidad Parental

Ambos progenitores obtienen responsabilidad parental del menor automáticamente si estaban casados cuando el menor nació. Esto significa que cada uno de ellos es legalmente reconocido con todos los derechos y obligaciones que los progenitores tienen sobre sus hijos; generalmente ambos deben de consultar mutuamente las decisiones más importantes sobre el crecimiento de los menores, por ejemplo en relación a educación, tratamientos médicos, cualquier cambio en el nombre del menor y el traslado del menor fuera de la jurisdicción.

Si los progenitores del menor no están casados, la madre adquiere automáticamente la responsabilidad parental. Sin embargo, el padre tiene responsabilidad parental como derecho si su nombre está registrado en el certificado de nacimiento del menor (después del 1 de Diciembre del 2003).  También los padres pueden firmar un acuerdo que le conceda al padre responsabilidad parental o éste puede solicitarla a los Tribunales.

Un padrastro/madrastra (casado con uno de los padres) ahora puede adquirir responsabilidad parental con el acuerdo de todos los que tienen responsabilidad parental sobre el menor o con una orden judicial.

Residencia

Si los progenitores de un menor no pueden ponerse de acuerdo sobre donde debería vivir el menor cualquiera de los progenitores puede presentar una demanda pidiendo la residencia. Los Tribunales piden a un agente del grupo “Asesores de Menores y Familia y Servicio de Soporte”, conocido como CAFCASS que conozca al menor y a ambos progenitores para que investigue la situación y presente un informe al Juzgado. Los Tribunales tienen que tomar la decisión basándose en cuales son los mejores intereses para el menor.  Residencia compartida está empezando a ser una sentencia cada vez máz común conforme se va desarrollando jurisprudencia.

Contacto

Si los progenitores de un menor no pueden acordar la frecuencia con la que el progenitor con el que el menor no vive (el progenitor no residente) debería ver al menor, este progenitor puede presentar una demanda solicitando una Orden de Contacto.

Los Tribunales pueden dictar órdenes generales sobre el contacto que el progenitor sin residencia del menor debería de tener, sobre la frecuencia razonable y dejar los detalles a ser acordados por los progenitores o por lo contrario puede ser más específico dictando los horarios y días en los que el contacto se debería de llevar a cabo incluyendo si el menor tiene que pasar la noche con este progenitor y como sería y las vacaciones que debería de pasar con cada uno de ellos.

Si existen alegaciones de abusos o violencia, de un progenitor sobre otro o de un progenitor sobre el menor, se solicita a los Tribunales que decidan si este progenitor debería tener derecho a contacto y si decide que tenga contacto si éste debería ser supervisado. Un agente oficial de CAFCASS y otros expertos pueden ser requeridos por los Tribunales para que proporcionen un informe, dependiendo de la complejidad del tema y de la naturaleza de las alegaciones hechas. De nuevo, los Tribunales al dictar sentencia consideran siempre cuales son los mejores intereses para el menor.

Los padres pueden solicitar dentro de la ley Children Act 1989 que los Tribunales decidan sobre materias específicas sobre el menor (a Specific Issue Order) por ejemplo si el menor debería someterse a un tratamiento médico específico o sobre el colegio al que deberían acudir, igualmente un progenitor puede solicitar una sentencia de prevención para que el otro progenitor haga una acción sobre el menor con la que no está de acuerdo (a Prohibited Steps Order) por ejemplo prohibiendo que el otro progenitor remueva el menor de su domicilio o del colegio o de la jurisdicción sin su consentimiento.

A veces es apropiado para el menor, o bien por ellos mismos o por medio de un Custodio judicial u otro adulto competente iniciar un proceso bajo la ley Children Act 1989.