Adopción

Una orden de adopción confiere la patria potestad sobre el menor al adoptante y a la misma vez opera extinguiendo la patria potestad que tenga cualquier persona sobre el menor previamente a la orden de adopción. Una vez que una orden de adopción se dicta el menor se convierte en hijo/a legítimo del adoptante. El estatuto inglés relevante es Adoption and Children Act 2002. Este Acta introduce el derecho a las parejas del mismo sexo y a las parejas de hecho a la adopción de menores.

Para adoptar el adoptante debe de tener como mínimo 21 años de edad y ser residente en las Islas Británicas (o si adoptan una pareja, uno de ellos debe de ser residente). Antes de que el proceso de adopción pueda iniciarse es necesario que los adoptantes se pongan en contacto con servicios sociales y los notifiquen de su intención de adoptar. Serán investigados por la autoridad local o una agencia de adopción. El resultado de esta investigación es la producción de lo que se conoce como el informe del ‘estudio de casa’. Este puede ser un proceso largo e incluirá previsiones para asesoramiento e información detallada sobre el proceso a los padres adoptantes. Varios estudios médicos y antecedentes penales deben de completarse. Una vez concluida la investigación la demanda se presenta a un equipo de adopción.

Una vez que los potenciales adoptantes so considerados aptos se pasa a la identificación de un menor con la asistencia de los trabajadores sociales. Puede llevar un tiempo considerado el proceso de adecuación en la búsqueda. El trabajador social del menor está involucrado en el estudio de adecuación de la familia de adopción para que reúna las cualidades necesarias según los requisitos de cada menor. Finalmente la solicitud se presenta al equipo de adopción para que hagan la recomendación sobre la selección del menor para esa solicutiud en concreto, seguida de la recomendación se presenta la demanda en el Juzgado.