Derecho colaborador

El Derecho colaborador es la alternativa para resolver disputas evitando la intervención de los tribunales.

Es un proceso que permite la separación o el divorcio sin confrontaciones y de forma abierta a la hora de resolver disputas asistidas las partes por sus abogados.

El proceso de colaboración requiere que ambas partes firmen un acuerdo comprometiéndose a asistir a una serie de cuatro sesiones. Si cualquiera de las partes quiere abandonar el proceso y continuar por la vía judicial, ninguno de los abogados que han asistido en el proceso de colaboración puede continuar representando a las partes. Ambas partes necesitan instruir a nuevos abogados.

Antes de iniciar el proceso, los abogados colaboradores preparan a sus clientes para establecer una meta, objetivos y expectaciones. Los dos abogados colaboradores se reúnen para preparar una agenda y plan para las cuatro sesiones a realizar.

Al final del proceso, los dos abogados colaboradores redactan un documento para que el divorcio y el acuerdo patrimonial sean aprobados e inscrito en forma de resolución judicial.