Reclamaciones financieras

Toda pareja, incluyendo parejas del mismo sexo, que están considerando cohabitar (vivir juntos) deberían conseguir asesoría legal antes de hacerlo.

Mucha gente piensa equivocadamente, que al cohabitar, adquieren derechos tales como convertirse en concubino. Esta es, sin embrago, una equivocación debido a que la ley británica no reconoce ese concepto. 

Aunque los problemas que surgen de una separación de una pareja que cohabita  sean similares a aquellos de una separación matrimonial, la ley no ofrece los mismos recursos legales. Por ejemplo, cohabitantes no tienen derecho a solicitar pensión alimentaria el uno del otro, ni tienen derecho a un acuerdo financiero bajo los que bienes puedan transferirse entre ellos. Concubinos deben recurrir a la confianza y la ley de propiedad privada para resolver sus desavenencias sobre propiedades, las cuales pueden ser complejas e insatisfactorias. 

Por estas razones, es de crucial importancia, para parejas que contemplan el concubinato, el asesorarse legalmente antes de hacerlo. 

Hay alguna protección para los hijos de dichas parejas. La CSA, Child Support Agency, la Agencia de Apoyo a Menores evaluará el apoyo a los menores, sean sus padres casados o no. Es más, bajo los auspicios de la Parte 1 de la Ley para Menores de 1989, las cortes también tienen la potestad para hacer acuerdos financieros, sobre pensión alimenticia y vivienda para los hijos.